10 consejos para prevenir enfermedades cardiovasculares

10 consejos para prevenir enfermedades cardiovasculares

10 consejos para prevenir enfermedades cardiovasculares

Las enfermedades cardiovasculares son la principal causa de muerte en el mundo. Hoy, Día Mundial del Corazón, te contamos cómo prevenir las enfermedades cardiovasculares.

 

Factores de riesgo de enfermedades cardiovasculares

Existen ciertos aspectos de cada una de las personas que pueden aumentar el riesgo de sufrir una enfermedad del corazón. Estos aspectos se les conoce como factores de riesgo. Algunos de ellos, no se pueden controlar, pero hay otros que sí. Aprender sobre ellos puede bajar el riesgo de tener una enfermedad cardíaca. Los factores de riesgo que no podemos cambiar son:

·      La edad. El riesgo de enfermedades del corazón sube a medida que transcurren los años. Los hombres a partir de los 45 años y las mujeres a partir de los 55 años, tienen un mayor riesgo de padecer este tipo de enfermedades.

 

·      Sexo. Algunos factores de riesgo pueden afectar de manera diferente a las mujeres comparados con los hombres. Por ejemplo, la diabetes aumenta más el riesgo de enfermedades del corazón en las mujeres que en los hombres.

 

·      Raza o etnia. Existen ciertas razas o etnias que tienen mayores riesgos de contraer enfermedades cardiovasculares. Los afroamericanos son más propensos que los blancos a tener enfermedades del corazón, mientras que los hispanos son menos propensos a sufrirlas. Algunos grupos asiáticos, como los asiáticos del este, tienen tasas más bajas, pero los asiáticos del sur tienen tasas más altas.

 

·      Historial familiar. En caso de tener un familiar cercano que ha tenido o tuvo una enfermedad cardiaca a una edad temprana, es posible ser más propenso y correr mayor riesgo de sufrir este tipo de enfermedades.

 

¿Cómo puedo prevenir las enfermedades del corazón?

 

Por suerte, existen ciertas acciones que podemos hacer para reducir las posibilidades de sufrir enfermedades cardiovasculares. Toma nota de estos consejos:

 

1.     Conocer lo factores de riesgo.

 

En el apartado anterior, hemos detallado los factores de riesgo que no podemos evitar. El riesgo más influyente para las enfermedades cardiovasculares es la edad, seguido de la composición genética.

 

2.     Asumir la responsabilidad y estar informado.

Como hemos comentado a principio de este artículo, las enfermedades cardiovasculares son la principal causa de muerte en el mundo. La mejor prevención contra las enfermedades cardíacas y los accidentes cerebrovasculares es entender los riesgos y las opciones de tratamiento. El mayor riesgo es la ignorancia o el no estar informado. El primer paso entonces, es tomar la responsabilidad de su salud.

 

3.     No fumar ni consumir tabaco.

 

No fumar o dejar el tabaco es uno de los factores de riesgo que está en nuestras manos y lo podemos evitar. Las sustancias químicas del tabaco pueden dañar el corazón y los vasos sanguíneos. El humo del cigarrillo reduce el oxígeno en la sangre, lo que aumenta la presión arterial y la frecuencia cardíaca porque el corazón tiene que trabajar más duro para suministrar suficiente oxígeno al organismo y al cerebro. El riesgo de enfermedad cardíaca comienza a disminuir apenas un día después de dejar de fumar. Después de un año sin cigarrillos, este riesgo disminuye a aproximadamente la mitad del de un fumador. No importa cuánto tiempo o qué cantidad de cigarrillos hayas fumado, comenzarás a obtener recompensas apenas dejes de fumar.

 

4.     Limitar el consumo de alcohol.

 

Beber demasiado alcohol puede aumentar su presión arterial y añadir calorías adicionales, lo que puede causar aumento de peso. Ambos aumentan el riesgo de enfermedades del corazón. No se deben consumir más de dos bebidas alcohólicas al día.

 

5.     Llevar una dieta saludable para el corazón.

 

Una dieta saludable puede ayudar a proteger el corazón, mejorar la presión arterial y el colesterol, y reducir el riesgo de tener diabetes tipo 2. Un plan de alimentación saludable para el corazón incluye los siguientes alimentos: frutas y verduras, legumbres, carnes y pescados magros, productos lácteos sin grasa, cereales integrales y grasas saludables como el aceite de oliva.

 

Te recomendamos echar un vistazo a nuestro apartado de dietética y nutrición.

 

6.     Hacer ejercicio de forma diaria.

 

La actividad física regular y diaria puede reducir el riesgo de tener enfermedades cardíacas. La actividad física ayuda a controlar el peso y a reducir las probabilidades de que se presenten otras afecciones que pueden suponer una carga para el corazón, como la presión arterial alta, el colesterol alto y la diabetes tipo 2. Deberemos cumplir ciertos objetivos como:

 

·      Realizar al menos 30 minutos de actividad al día.

·      150 minutos a la semana de ejercicios aeróbicos.

·      75 minutos a la semana de actividad aeróbica vigorosa, como correr.

·      Al menos 2 sesiones de fortalecimiento muscular a la semana.

 

7.     Mantener un peso saludable.

 

Tener sobrepeso, especialmente alrededor de la cintura, aumenta el riesgo de padecer enfermedades cardíacas. El exceso de peso puede llevar a afecciones que aumentan las probabilidades de desarrollar cardiopatías, incluidas hipertensión arterial, colesterol alto y diabetes tipo 2. Una manera de ver si tu peso es saludable es calcular tu índice de masa corporal (IMC), el cual utiliza tu estatura y peso para determinar si tienes un porcentaje saludable o no de grasa corporal. Un índice de masa corporal de 25 o más se considera sobrepeso y generalmente está asociado con un colesterol más alto, una presión arterial más alta y un mayor riesgo de enfermedad cardíaca y accidente cerebrovascular.

 

8.     Controlar el estrés.

 

El estrés contribuye a las enfermedades cardiovasculares y, si es grave, puede causar un ataque cardíaco o muerte súbita. Hay varias opciones que ayudan a reducir el estrés, tales como el ejercicio regular, dormir lo suficiente, una buena relación con su pareja, riendo, servir como voluntario, o asistir a los servicios religiosos. Ver la televisión en general no es buena forma de relajarse y podría hasta agravar el estrés. Además, trate de evitar las situaciones y las personas que lo hagan ansioso o enojado.

 

9.     Dormir y descansar bien.

 

      La falta de sueño puede hacer más que dejarte bostezar; puede dañar la salud. Las personas que no duermen lo suficiente tienen un mayor riesgo de obesidad, presión arterial alta, ataque cardíaco, diabetes y depresión. La mayoría de los adultos necesitan por lo menos siete horas de sueño cada noche. Haz del sueño una prioridad en su vida. Establece un horario de sueño y apégate a él yendo a la cama y despertándote a la misma hora cada día. Mantén tu dormitorio oscuro y silencioso, para que sea más fácil dormir.

 

10.  Realizar exámenes médicos de forma regular.

 

La presión arterial alta y el colesterol alto pueden dañar tu corazón y tus vasos sanguíneos. Pero sin hacerte los análisis, probablemente no sabrás si tienes estas afecciones. La evaluación regular puede indicarte cuáles son tus números y si necesitas tomar medidas.

 

·      Presión arterial. Los exámenes regulares de la presión arterial comienzan en la infancia. A partir de los 18 años de edad, debes medir tu presión arterial por lo menos una vez cada dos años para detectar la presión arterial alta como factor de riesgo de enfermedad cardíaca y accidente cerebrovascular. Si tienes entre 18 y 39 años y tienes factores de riesgo para la presión arterial alta, probablemente te harás la prueba una vez al año. A las personas de 40 años de edad y mayores también se les hace una prueba de presión arterial anualmente.

 

·      Niveles de colesterolA los adultos generalmente se les mide el colesterol al menos una vez cada cuatro a seis años. La evaluación del colesterol generalmente comienza a la edad de 20 años, aunque se pueden recomendar pruebas más tempranas si tienes otros factores de riesgo, como antecedentes familiares de cardiopatía de inicio temprano.

 

·      Diabetes tipo 2. La diabetes es un factor de riesgo para las enfermedades del corazón. Si tienes factores de riesgo para la diabetes, como tener sobrepeso o tener antecedentes familiares de diabetes, el médico puede recomendar una evaluación temprana. Si tu peso es normal y no tienes otros factores de riesgo para la diabetes tipo 2, se recomienda hacerte la prueba de detección a partir de los 45 años, y volver a realizarla cada tres años.

 

Y hasta aquí nuestros 10 consejos sobre cómo prevenir enfermedades cardiovasculares. Ahora ¡ponlos en práctica! Recuerda que tu salud es lo primero.

 

Todos los comentarios

Responder